jueves, 15 de agosto de 2013

OTRA DE ANIMALES

Dos de la madrugada. un ladrido constante me despierta.
Vaya... que raro, será el perro de algun vecino... Dos y media, sigue el ladrido, cada cierto tiempo ladra, es muy constante, me parece raro... Tres de la mañana... esto no es normal... me levanto.
Me asomo a la terraza. Vivo en una urbanizacion cerrada. Hay un perrito en medio del parking (es abierto), está tumbado... hmmmm vaya... esto ya no es normal.
Abro la ventana. El perrito se acerca a la ventana. Le miro los ojos, está asustado.
- ¿pero tú de donde has salido? - le pregunto - me responde con un ladrido de alivio, creo que piensa ¡¡por fin alguien me hace caso!!
El perro me habla, si, ya se que no hablan pero con sus gestos se está comunicando conmigo.
Se va hacia la puerta de la urbanizacion y vuelve, así constantemente. Me está pidiendo que le abra la puerta.
Pienso que, en algun momento el perrito se ha perdido, ha entrado en la urbanizacion y ahora no sabe salir...
Cojo las llaves. Estoy en pijama, mi marido me mira con cara de NI SE TE OCURRA...
- Ahora vengo - digo sin esperar que me conteste porque si espero un segundo mas no me dejará salir.
Solo va a ser un momento - pienso - le abro la puerta y ya está.
Salgo y el perrito mueve la cola agradecido. Le acaricio. Parece viejito.Veo que lleva un collar con un candado colgado pero no hay nada que me indique donde vive.
Abro la puerta de la urbanizacion y el perro sale corriendo sin mirar atras, POR DIOS, se va hacia la carretera.
 No puedo volverme a casa... le sigo, cruza la carretera (no hay ni un alma... son las tres y pico de la madrugada).
Se va derechito a un portal y se queda parado en la puerta. Llego hasta él. El me pide que le abra la puerta.
- ¿y ahora que hacemos? - le digo desesperada... miro hacia las ventanas. No hay ninguna luz encendida.
- Pues voy a llamar - Le digo - que sea lo que Dios quiera...
Doy un pequeño toque a un piso, espero... nada... pruebo con otro... nada... me cabreo... joer habeis perdido un perrito y dormís placidamente...
Suspiro... miro alrededor... no se cuanto tiempo llevo ahi y no llevo movil... mi marido me va a echar la bronca del siglo... estoy en pijama en la calle de madrugada. Me he alejado de mi casa... en fin...
Vuelvo a probar con un toque pequeño al portero, nadie contesta.
No se que hacer pero no puedo quedarme ahi toda la noche. Me alejo del portal a ver que hace el perrito. No se mueve. Se tumba en la puerta. Me alejo mirando de vez en cuando hacia atras. Se ha quedado ahi, tranquilo, en la puerta...
Regreso a casa y recibo la bronca del siglo... mi marido ha salido a buscarme y no me encontraba... me cabreo con él y con el dueño del perrito.
Noche de insomnio rezando para que no le pase nada al perrito y porque algun vecino, al irse a trabajar, le haya dejado pasar al portal.
Si me encuentro al dueño del perro le diré alguna cosita...

8 comentarios:

Utopía dijo...

¿Esto te ha pasado de verdad? Si es así el dueño de ese perrito es un irresponsable y yo creo que hubiera hecho lo mismo que tú :)
Un abrazo y pásate cuando quieras :3

Esperanza dijo...

Si, si... esto me ha pasado de verdad... y, como tú, creo que el dueño es un irresponsable. Creo que nunca podré olvidar la mirada de ese perrito.
Un abrazo.

Sake dijo...

El relato me ha tenido en ascuas, has demostrado amor a los animales (concretamente a los perros) y lo has contado de forma genial.
Enhorabuena por el relato.
Un Abrazo :( .

Esperanza dijo...

Gracias Joaquin! bueno, mi amor por los animales se extiende a casi todos los animales (exceptuando algun insecto que otro jiji)
Gracias! me alegra que te haya gustado!
Un abrazo

María José - Honey and Figs dijo...

¡Hola! No conocía tu blog, vengo desde casa de Dolega a agradecerte tu comentario y a invitarte a nuestro blog. Y me encuentro con un sitio relajante y positivo, de alguien que quiere ser madre y de momento no puede (como a mí me pasó), así que he echado un vistazo rápido porque ando escasa de tiempo, pero, con tu permiso, me quedaré por aquí porque me gusta lo que he visto.
Un beso.

Esperanza dijo...

Bienvenida Maria José!! Me encanta que te guste mi blog, a mi tambien me gustó el tuyo, ¡¡vaya si me gustó!!;) Pasaté cuando quieras, yo haré lo mismo. Intentaré visitarte cuando no tenga mucha hambre jaja

Te quiero entre nubes de algodon dijo...

He leido que te paso de verdad! uff, menudo irresponsable el dueño del perrito! Parece mentora que todabia exista gente asi!

Muchas gracias por pasarte por mi blog!
Un beso enormee =)
http://tequieroentrealgodones.blogspot.com.es

Esperanza dijo...

Mucho irresponsable por ahí suelto, pero me quedo con que el perrito al menos estaba en un hogar (parecia bien cuidado), no todo van a ser malas palabras para el dueño del perrito :)